Pasos Hacia La Sanación

Af Am Model

  1. Comprende que no estás sola. Muchas personas han vivido con este dolor y han experimentado los mismos sufrimientos. Su sanación les ha dado un entendimiento que te puede ayudar a tí. Quieren ayudarte a encontrar la sanación que han encontrado ellas, igual que tú también querrás ayudar a los demás cuando hayas terminado de pasar por el proceso de la sanación.
  2. Comprende que el camino a la sanación tomará tiempo y esfuerzo. El perdón de Dios se puede obtener inmediatamente. La aclaración de tus sentimientos y superar la tentación continúa en desesperarse y en dudar – estas cosas toman tiempo.
  3. Reconoce que no estás loca y que no eres anormal. Es normal y bueno sentir dolor al perder un ser querido. Igual que el duelo al perder un padre, o un esposo, toma tiempo, así también la tristeza de perder un niño abortado toma tiempo. En el caso del aborto, el proceso de duelo usualmente es acortado y nunca llevado a cabo, porque el individuo empieza a negar el hecho, o se siente muy culpable. Hay que sentir el duelo de una manera sana.
  4. Reconoce que el dolor de tu pérdida desvanecerá mientras que tu sanación progresa. Acepta que tu dolor es normal, y no algo que debes de esconder o rechazar.
  5. Mira tu situación y enfréntala honestamente. Admite tu responsabilidad personal, pero también reconoce que otros también estuvieron envueltos. Reza por la fuerza para perdonarte a ti misma y a todos los que te incitaron a tener el aborto, o no hicieron nada para prevenirlo.
  6. Entrega tu niño al cuidado de Dios. Tu hijo es amado, está contento, y bien cuidado en el Cielo. No trates de sujetar a tu hijo al prolongar tu pena. Piensa más bien en su felicidad en el Cielo.
  7. Perdona a los demás. Reconoce que ellos también actuaron en ignorancia, temor, o egoísmo. El perdonar es una decisión que se toma, no es una emoción. El perdonar simplemente significa tomar la decisión de perdonar a los que nos han herido y orar que un día ellos también encuentren la reconciliación con Dios.
  8. Perdónate a ti misma. Acuérdate que, como tu hijo vive en el amor y la misericordia de Dios, él o ella está apartado del mal. Tu hijo no siente rencor ni condenación contra ti. Más bien, tu hijo, como Dios, quiere que seas sanada y restaurada a la plenitud del gozo y de la alegría para que puedas llegar a ser la persona que Dios quizo que seas.

Para hablar con una persona que comprende y que te puede ayudar a caminar los pasos hacia la sanación, llama a 1-888-456-HOPE o manda un email a: info@helpafterabortion.org

*Taken from the Elliot Institute